19 de diciembre de 2010

Lorenzo Ferrer: In Memoriam

Lorenzo Ferrer Figueras 1920-2010Así recuerdo a Lorenzo Ferrer, don Lorenzo como en muchas ocasiones se me escapaba por el respeto a sus canas y mi admiración a su vitalidad intelectual, delante de una pizarra de tiza con ecuaciones y modelos matemáticos, una pizarra y unos alumnos y ex-alumnos que nos quedamos huérfanos de su sabiduría transversal, desde la Matemática más compleja hasta la Historia menos convencional.

Nos dejó el pasado 6 de noviembre, a escasos días de cumplir los 90 años, a pocos días de la desaparición de otro gigante de la Matemáticas como Benoît Mandelbrot, todavía al pie del cañón como catedrático y profesor emérito de la Universitat de València, nunca se jubiló de sus alumnos a los que animaba a seguir estudiando, profundizando y trabajando en todos los frentes abiertos por la Matemática Aplicada: desde las Mecánica Cuántica hasta la Teoría del Caos, desde la Matemática no lineal hasta los modelos de Forrester, desde la Microeconomía hasta la Estadística multivariante, desde la optimización de sistemas hasta la modelización de la ciudad europea del futuro.

No es fácil resumir lo que aportó Lorenzo Ferrer a varias generaciones de estudiantes y profesionales en su larga vida como docente e investigador, pero en un esfuerzo de síntesis podría afirmar sin miedo a equivocarme: Lorenzo Ferrer era un hombre renacentista, transdisciplinar en el sentido que afirmaba otro sistémico como Peter Checkland: “lo que necesitamos no son grupos interdisciplinarios, sino conceptos transdisciplinarios, o sea conceptos que sirvan para unificar el conocimiento por ser aplicables en áreas que superan las trincheras que tradicionalmente delimitan las fronteras académicas”. A esa idea dedicó Lorenzo Ferrer muchos esfuerzos. Un sabio, un científico que ante la crisis sistémica que nos encontramos estoy seguro que nos pediría a todos, desde las más altas autoridades hasta el último de la fila, el máximo esfuerzo personal para combinar inteligencia, debate y acción, sacrificando los pequeños egos en un esfuerzo común para hacer emerger la inteligencia colectiva necesaria para comprender lo que sucede, simular las posibles trayectorias de evolución y realizar las acciones consistentes con el cambio sistémico necesario para la viabilidad y sostenibilidad de la sociedad deseada.

Siempre le recordaré como el profesor-currante que era, comprometido, exigente, inquieto por seguir aprendiendo y divulgando, trabajador incansable que se tomaba muy en serio la enseñanza, con sus memorables apuntes y esquemas escritos a mano que nos recordaba la nobleza de las Matemáticas como una ciencia que necesita más transpiración que genialidad. No fue fruto de la casualidad que Lorenzo Ferrer fuera pionero en la introducción en España de la Investigación Operativa, la Dinámica de Sistemas y la Sistémica, pues, como decía Picasso “la inspiración es trabajar todos los días”.

Si una cualidad humana distinguía a Lorenzo era su curiosidad, bonhomía y persistencia. Raramente un objeto de conocimiento se resistía a su capacidad de trabajo. En los últimos años le recuerdo centrando sus esfuerzos en la Teoría del Caos, una disciplina que me decía le tenía atrapado por su insondable apariencia y sus posibilidades de aplicación en la interpretación de la Historia y su devenir. Fruto de esa reflexión sobre el caos era un libro en clave de novela histórica que estaba escribiendo y aunque inédito espero tener el placer de leer algún día.

Descanse en paz este obrero de la enseñanza y matemático singular que fue por encima de todo una buena persona.

8 comentarios:

Senbei Norimaki dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Senbei Norimaki dijo...

Conocí su trabajo de oídas.
En casa se hablaba tanto de pensamiento sistémico como de regulación automática y de servosistemas, y de Lorenzo Ferrer, del mismo modo que se hablaba de Forrester, de Odum, de von Bertalanfy ...
No tuve la oportunidad de estudiar el máster en Investigación Operativa, aunque me hubiera gustado tener tiempo para hacerlo, las referencias que tenía eran buenas, pero el tiempo escaso.

Espero que su legado se conserve y se acreciente con el paso del tiempo. Nuestra sociedad está huérfana no sólo de pensadores sistémicos ni de pensamiento sistémico, sino de entendedores sistémicos, hay demasiado pensamiento lineal.

Descanse en paz.

Mario dijo...

Lo que es un maestro en nuestras vidas. En la caverna dónde solo ves sombras y entre los demás eres uno más miedoso de salir, es aquel maestro quien te guía a la luz, y te deja en ese mundo desconocido hasta ahora para que lo explores con la valentía que te ha enseñado.

rogelio dijo...

Finísimo Andres:Lorenzo Ferrer,maestro emérito,decano de las facultades de ciencia y matematicas y medalla de oro de la universitat de Valencia,maestro de la Generalitat de Catalunya, se suma a docentes e investigadores,cientificos, a maestros como Jaime Miró-Granada de Balears, A Guillermo Verdejo Vivas y a Adriaan Blaauw, satronomo holandes.Y yó me quedo con uno solo de sus pensamientos compartidos ,que siembra en los jovenes la esperanza de ser,a futuro luz: "Necesitamos conceptos transdisciplinarios que sirvan para unificar el conocimiento, y sean aplicables en areas que superen las barreras que tradicionalmente delimitan las fronteras académicas" y tu forma de exaltar la figura de este catalán inmenso . Te saludo

estudio de paisajismo dijo...

Lo que es un maestro en nuestras vidas. En la caverna dónde solo ves sombras y entre los demás eres uno más miedoso de salir, es aquel maestro quien te guía a la luz..

José Monzó Marco dijo...

Homenaje póstumo al profesor Lorenzo Ferrer en la Facultad de Matemáticas http://bit.ly/eHL0jJ - Campus Burjassot - 15 Septiembre 12:00 pm.

GLurPS dijo...

Lo cierto es que, cuando hacíamos el Diploma, en el 98, en la vieja Facultad de Farmacia, venía a buscarnos al bar para que entrásemos YA en clase, que se 'profesorizaba-maestrizaba' encima. Estaba deseando empezar la clase.
Toda mi vida recordare sus gestos en el aire vacío, manipulando tridimensionalmente con las manos vacias los exponentes de Lyapunov que habían escritos en la pizarra, tras él, como ensimismado: "Primero llegan los descubridores... tienen un lenguaje árido, dificil, abstruso. Pero luego llegamos los enseñadores y traducimos ese dificil lenguaje en herramientas que se pueden manipular..."
Si. Me sentí triste en la lejanía, y brindé por él, en Fés, bajo una luna quasi x^2+y^2=r^2: tambien perdí a un buen amigo, a pesar de nuestra diferencia de edad.

Silveri Garrell dijo...

Me han comunicado el fallecimiento de Lorenzo Ferrer con más de dos años de retraso. Lo conocía en el hotel donde se hospedaba los veranos en Tamariu provincia de Girona. Habíamos tenido algunas charlas intelectuales. Lo apreciaba muchisimo como hombre mayor y amigo muy inteligente. Me sumo al sentimiento de todos sus amigos y aunque sea con retraso reciban mi más sincero pesar. Ya daré de vez en cuando un repaso a la teoria sistemica que se publica en este blog. Saludos cordiales a todos los que me lean.