28 de diciembre de 2006

La dimensión global

Universidad de York
Mi estimado José María Mateu me escribe desde la Universidad de York (Inglaterra) una interesante reflexión sistémica que quiero compartir con vosotros.







En un capitulo de la memorable serie de televisión Cosmos, el malogrado Carl Sagan se afana en intuir la naturaleza de una “cuarta dimensión”. Para ello emplea el recurso de representar un personaje plano, con forma de cuadrado, atrapado en dos dimensiones, e imagina que pasaría si de repente algo lo hiciera salir del plano en que vive lanzándolo al espacio. Imaginemos a ese personaje plano observando su antes plano mundo desde una tercera dimensión. Si me permiten la expresión, alucinaría en colores, o en volúmenes.

Pues bien, en lo que al mundo de la empresa y de la economía se refiere, no me cabe duda de que la cuarta dimensión no es otra que la dimensión global. Es difícil imaginar, para los muchos directivos y empresarios confinados en el perímetro de nuestra piel de toro, esa cuarta dimensión global. No hay otra forma de verla que saliendo del plano ibérico.

La perspectiva de un directivo global es claramente distinta de la de un directivo exclusivamente local. Y digo “exclusivamente local” porque la visión global no excluye ni contradice la local (en un espacio de tres dimensiones el plano sigue existiendo). Conceptos usuales como calidad o competitividad adquieren sin embargo un sentido distinto en un mercado global. Uno de las expresiones de moda en el mundo de la dirección, “World Class”, pretende aprehender parte del concepto. No es un palabro más de los que tanto gustamos en la literatura de gestión.

La cuestión en ultima instancia es como sacar del plano a los directivos españoles, y como no hay mas revoluciones que las personales, me lo he aplicado a mi mismo. Me propongo por ello, en esta serie de columnas que hoy inauguro, reflejar la realidad desde otro punto del globo (dentro no obstante de la Unión Europea). Gracias a (mensaje del patrocinador) un creo que útil invento de nuestra Consellería de Empresa, Universidad y Ciencia (programa NOEMI).

Algunos aspectos culturales llaman inicialmente mi atención (los avanzo con la intención de profundizar en ellos en próximas fechas). La presencia y reputación de la Ciencia y los científicos es uno de ellos. La mayoría de los informativos serios (no hay otros) incluyen una o varias noticias relacionadas con avances científicos, nuevos equipamientos adquiridos por determinada institución de investigación, etc.

Otro aspecto que me sorprende es la dimensión pública de un mundo en el que he tenido ocasión de participar activamente en Espana, el de los emprendedores. Hasta tienen un curioso programa de televisión que lleva ya varios años en antena bajo el titulo de The Dragon’s Den. ¿Que significa? La solución en el próximo número (o en un diccionario).

Cartas desde York, por José María Mateu (jose_maria_mateu@uv.es)