22 de febrero de 2009

La crisis como reto y transformación

No pretendamos que las cosas cambien si seguimos haciendo lo mismo.

La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.

La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura.

Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias.

Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar “superado”.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.

La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.

El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía.

Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.

Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo.
En vez de esto, trabajemos duro.


Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

¿Albert Einstein? (1879-1955)


¿Qué tal si en adelante cuando hablemos de crisis lo hacemos desde una perspectiva de reto y transformación personal, económica, política y social en lugar de juzgarla como algo negativo, fastidioso o terrible?. Como me decía no hace mucho un amigo: “entramos en un tiempo intelectualmente apasionante, somos una generación que tiene el privilegio de vivir en tiempo real unos hechos históricos de gran calado, estamos asistiendo a algo más profundo que un cambio de ciclo”.

Bienvenidos a la crisis sistémica.

[Nota] Algunas personas me han hecho llegar su preocupación porque no está confirmada la verdadera autoría sobre el anterior texto, en principio atribuido a Albert Einstein. Podría tratarse de un hoax (un bulo) que corre por la web. O no. De cualquier modo tomo nota y pongo entre interrogantes a su pretendido autor para poner en alerta a los lectores del blog.

5 comentarios:

Ignacio dijo...

No es una crisis sitémica; es una crisis del sistema: ha alcanzado la máxima entropía.

Anónimo dijo...

Sr. Ignacio, creo que la situación aún puede empeorar mucho más, la crisis no ha hecho más que empezar. Cuando las medidas anticrisis fracasen estrepitosamente, que lo harán porque lo único que están haciendo es inyectar dinero al sistema por el viejo método de imprimir billetes a mansalva, será entonces cuando alcanzaremos la máxima entropía.

Ignacio dijo...

Entoncs será cuando se vea; esto funciona ahora por inercia:al muerto le falta eneterrarlo, por lo demás es difunto.

R.Morata dijo...

Esta crisis debe cambiar los enfoques, la complejidad indica que no se pude dejar en manos de personas con visión de corto plazo las decisiones políticas económicas, sociales y científicas. “Una falla clave durante el boom fue la incapacidad de reconocer la amenaza que significaba para todo el sistema la formación de una burbuja de precios de los activos. Concentrada cada una en su parte del problema, las autoridades perdieron la visión de conjunto”, observó Reza Moghadam, jefe del Departamento de Estrategia, Políticas y Evaluación del FMI..."El programa de reforma es enorme y la gente lo abordará desde perspectivas a veces muy diferentes, pero hay un verdadero deseo de encontrar soluciones mancomunadas" con redes sociales,compartiendo los conocimientos, con modelos y mecanismos para evaluar los riesgos para el sistema en su conjunto.

ele de lauk dijo...

El mensaje es excelente , pero no creo Einstein sea su autor . Utiliza un vocabulario diferente al usual en su época , introduce conceptos "morales" a los que A.E. no era afecto .
Más propio de un pastor que de un científico .

Saludos :)