12 de octubre de 2007

Congratulations Al & Rajendra

Al GoreEl ex vicepresidente de EEUU Al Gore y el Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU han sido galardonados con el premio Nobel de la Paz 2007, por "sus esfuerzos para construir y difundir un mayor conocimiento sobre el cambio climático causado por el hombre y poner las bases para las medidas para contrarrestar ese cambio" anunció el Comité Nobel en Oslo hace unas pocas horas.

El Comité Nobel quiso destacar los esfuerzos de los galardonados en la lucha contra el cambio climático, como uno de los factores que pueden amenazar "las condiciones de vida de gran parte de la humanidad, pues originarían, entre otras cosas, migraciones a gran escala, una mayor competencia por los recursos naturales y conflictos violentos entre países".

Al Gore, por su parte, ha sido, según destacó el Comité, uno de los principales políticos medio-ambientalistas. "Su gran compromiso, reflejado en su actividad política, sus ponencias, sus películas y sus libros han reforzado la lucha contra el cambio climático. Es probablemente la persona que a título individual ha hecho más para crear una conciencia mundial sobre las medidas que deben adoptarse", subrayó el Comité en su comunicado.

Rajendra PachauriDesde Nueva Dehli, Rajendra Pachauri, presidente del IPCC, ha mostrado su alegría por el galardón. "Espero que esto ponga la cuestión en la parte central de la escena y que esto provoque una mayor toma de conciencia y un sentimiento de urgencia", ha declarado Pachauri.

Al Gore, por su parte, se ha mostrado "profundamente honrado" de recibir el Premio Nobel de la Paz. "Esta recompensa es más significativa por el hecho de que tengo el honor de compartirla con el Grupo Intergubernamental de expertos sobre la evolución del clima, el grupo científico más eminente dedicado a mejorar nuestra comprensión sobre a crisis del clima, un grupo cuyos miembros han trabajado sin descanso y con abnegación desde hace muchos años", ha asegurado Al Gore en su comunicado.

Con su documental Una verdad incómoda, Al Gore recibió el Oscar al mejor documental en la edición de 2006, y fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2007 por su "decisiva contribución al progreso en la solución de los graves problemas del cambio climático".

Con este premio, el Comité Nobel ha querido no sólo llamar la atención sobre el problema, sino instar activamente a que se tomen medidas urgentes "antes de que el cambio climático escape al control del hombre".

Noticias extractadas de El País, El Mundo y nobelprize.org


Apunte sistémico: Una “verdad incómoda” del siglo XIX

Hace tiempo un gran sistémico, todavía vivo, Jay Forrester, creador de la Dinámica de Sistemas, advirtió: “la mente humana no está adaptada para interpretar la forma en que se comportan algunos sistemas”. A la vista del “negacionismo” cuando no “pasotismo” sobre el peligro que encierra la acumulación en la atmósfera del CO2 de origen humano y su consecuente efecto en el calentamiento global podemos afirmar con Forrester que efectivamente existen limitaciones mentales que nos impiden comprender nuestra interdependencia sistémica con la naturaleza, o en palabras del gran jefe indio Seattle: “cuando el último árbol haya sido abatido, cuando el último río haya sido envenenado, cuando el último pez haya sido pescado, sólo entonces nos daremos cuenta de que no se puede comer el dinero”.

En 1854 no existían los hoy laureados Al Gore, Rajendra Pachauri ni el IPPC ni polémica alguna sobre el cambio climático, pero fue un “salvaje” quien denunció esta misma “verdad incómoda” al presidente de los EE.UU. de aquel entonces, el demócrata [como Al Gore] Franklin Pierce cuando éste propuso comprar las tierras a las tribus indias que habitaban la costa oriental del estado de Washington. Antes de someterse, el gran jefe indio Seattle se dirigió en una larga carta al presidente.

Entre otras cosas escribió algo que hoy viene a ser profético: “...sabemos una cosa: la tierra no pertenece al hombre, es el hombre quien pertenece a la tierra. El hombre no ha tejido la red de la vida, no es más que un hilo. Todo está enlazado... Para el hombre blanco la tierra no es su hermana, sino una enemiga... su inmensa hambre devorará la tierra, y detrás de si no dejará más que un desierto... Los ríos son hermanos nuestros porque nos liberan de la sed... El aire tiene un valor inestimable para el piel roja, ya que todos los seres comparten un mismo aliento... Pero el hombre de piel blanca no se da cuenta del aire que respira...”. Hoy sabemos que esa unidad hombre-medio que intuía el gran jefe indio está corroborada por la ecología. Pero, en mi modesta opinión, nos falta dar un paso más: “sentir”, y no sólo intelectualmente, como el “salvaje” piel roja o como Francisco de Asís, que también somos hermanos de la tierra, el agua, el aire. Tal vez ese día seremos menos “civilizados”, pero más “sapiens” y menos “amos del universo”, pero más “administradores responsables” del planeta Tierra. Que así sea.

Os dejo con un vídeo de la “verdad incómoda” del gran jefe indio Seattle, el antecesor “salvaje” de Al Gore y Rajendra Pachauri en el siglo XIX.




2 comentarios:

Joze Luiz dijo...

Excelente espacio...

Mi blog sobre sistemas

Anónimo dijo...

me alegra que hayas elegido mi vídeo para ilustrar tu espacio, lo monté con mucho cariño para seattle; pero si quieres verlo en mejor calidad puedes visitar vengadoraenmascarada.com